Silvestre Escenario

Encuentro para bocetos
del 23 al 25 de setiembre
Talleres - Ventana propia

Ventana propia: El jaleo propio de AZALA.

(fragmento de email de invitación enviado a participantes)

Os escribimos formalmente para invitaros a participar en el encuentro Silvestre escenario que tendrá lugar en Azala los días 24 y 25 de setiembre. El objetivo de este encuentro es ayudarnos a pensar en el pequeño escenario al aire libre que tenemos previsto construir este otoño, con una ayuda Next que hemos recibido del Gobierno Vasco. Si bien son Next y futuros sustentables lo que promulgan estas ayudas, este escenario a la intemperie es una idea antigua: desplazar el teatro al corral, desplazar el corral a la era, desplazar la era al monte. Un terreno contiguo al estudio pequeño, bajo la biblioteca, camino al antiguo manantial, frente a la recién repoblada nogalera, a las faldas de un encinar que en los últimos años ha padecido una plaga de Kermes ilicis, debilitando los peciolo de sus hojas. El terreno es propiedad de la junta administrativa de Lasierra y algunos vecinos apilan ahora allí la leña resultado de limpieza anual de los bosques. La suerte se llama a este modo de reparto de madera, que además de abastecer de combustible para la calefacción del invierno, ayuda a aclarar el monte y protegerlo en caso de incendio. Estos últimos años nos hemos adentrado más que nunca en el encinar, lo hemos reconocido (esos líquenes blancos en la corteza de las encinas que parecen tiza), nos ha reconocido (nuestras pisadas han reinscrito antiguas sendas), le hemos pedido permiso, hemos considerado que nos lo ha otorgado, nos hemos visto enfermar, mutuamente, también sanar. Hemos caminado de noche, hemos meado y también hemos seguido las pistas sobre la nieve de los meados de otros animales, hemos proyectado películas también fantasías y teatros de sombras, hemos parado a leer, en voz alta, y a cantar y a conversar en la asamblea de los pinos, hemos escuchado correr el agua y secarse, hemos matado moscas que nos han mosqueado mucho, hemos contemplado las copas por arriba y abajo, hemos contemplado las raices por abajo y arriba, nos hemos ido por las ramas, hemos construido escaleras y hemos pasado tiempo, mucho tiempo, tiempo de bosque, que es esa otra modalidad de tiempo.

A partir de octubre, vamos a construir, con permiso del pueblo, un pequeño escenario al aire libre en los lindes de Lasierra y proyectar unas plataformas de lectura (literales y figuradas) en el interior del bosque. Queremos contar con vuestras ideas, saberes y experiencias tanto para bocetar este escenario silvestre como para conversar sobre esta cuestión del bosque como un “nicho cultural”, como un lugar en el que las diferentes edades de lo humano han proyectado sus respectivas fantasías sobre lo natural y lo artificial, un decorado, un lugar habitado, un laboratorio de imaginarios colectivos, una fuente de economía, una vecindad…